Friday, July 27, 2012

Photobucket Edgar Allan Poe " El Cuervo"

La primera vez que leí a Poe tenía unos 9 o 10 años a lo sumo, una recopilación de cuentos (yo los leí en gallego) que ahora está editado bajo el nombre de “Los Cuentos Macabros”. Todo sucedió gracias a un profesor de colegio un tanto peculiar que nos mostró otro mundo literario del que suele ser habitual a esas edades y sobre todo en los colegios. Desde aquel instante su obra me cautivó y me acompaño sin ni siquiera ser consciente a aquella temprana edad de todo lo que acabaría significando para mi en el futuro la obra y el escritor.

Quería hacer una entrada en homenaje a su obra y persona, no sabía muy bien como enfocarla, hasta que finalmente opté por poner una de sus obras más famosas, ya que los datos biográficos se pueden topar casi en cualquier parte ^^'. Espero que os animéis a leerlo si no lo habéis hecho ya aun, porque merece la pena perderse entre sus palabras.


 Edgar Allan Poe
(Boston, 1809 - Baltimore, 1849)
Edgar Allan Poe y la figura del cuervo, están tan intrínsecamente unidos que es difícil ver una representación gráfica del maestro sin el cuervo a su lado.
Tanto es así, que su negra y alada figura le siguió hasta la tumba

El cuervo


Una vez, al filo de una lúgubre media noche,
mientras débil y cansado, en tristes reflexiones embebido,
inclinado sobre un viejo y raro libro de olvidada ciencia,
cabeceando, casi dormido,
oyóse de súbito un leve golpe,
como si suavemente tocaran,
tocaran a la puerta de mi cuarto.
“Es —dije musitando— un visitante
tocando quedo a la puerta de mi cuarto.
Eso es todo, y nada más.”

¡Ah! aquel lúcido recuerdo
de un gélido diciembre;
espectros de brasas moribundas
reflejadas en el suelo;
angustia del deseo del nuevo día;
en vano encareciendo a mis libros
dieran tregua a mi dolor.
Dolor por la pérdida de Leonora, la única,
virgen radiante, Leonora por los ángeles llamada.
Aquí ya sin nombre, para siempre.

Y el crujir triste, vago, escalofriante
de la seda de las cortinas rojas
llenábame de fantásticos terrores
jamás antes sentidos. Y ahora aquí, en pie,
acallando el latido de mi corazón,
vuelvo a repetir:
“Es un visitante a la puerta de mi cuarto
queriendo entrar. Algún visitante
que a deshora a mi cuarto quiere entrar.
Eso es todo, y nada más.”

Ahora, mi ánimo cobraba bríos,
y ya sin titubeos:
“Señor —dije— o señora, en verdad vuestro perdón
imploro,
mas el caso es que, adormilado
cuando vinisteis a tocar quedamente,
tan quedo vinisteis a llamar,
a llamar a la puerta de mi cuarto,
que apenas pude creer que os oía.”
Y entonces abrí de par en par la puerta:
Oscuridad, y nada más.

Escrutando hondo en aquella negrura
permanecí largo rato, atónito, temeroso,
dudando, soñando sueños que ningún mortal
se haya atrevido jamás a soñar.
Mas en el silencio insondable la quietud callaba,
y la única palabra ahí proferida
era el balbuceo de un nombre: “¿Leonora?”
Lo pronuncié en un susurro, y el eco
lo devolvió en un murmullo: “¡Leonora!”
Apenas esto fue, y nada más.

Vuelto a mi cuarto, mi alma toda,
toda mi alma abrasándose dentro de mí,
no tardé en oír de nuevo tocar con mayor fuerza.
“Ciertamente —me dije—, ciertamente
algo sucede en la reja de mi ventana.
Dejad, pues, que vea lo que sucede allí,
y así penetrar pueda en el misterio.
Dejad que a mi corazón llegue un momento el silencio,
y así penetrar pueda en el misterio.”
¡Es el viento, y nada más!

De un golpe abrí la puerta,
y con suave batir de alas, entró
un majestuoso cuervo
de los santos días idos.
Sin asomos de reverencia,
ni un instante quedo;
y con aires de gran señor o de gran dama
fue a posarse en el busto de Palas,
sobre el dintel de mi puerta.
Posado, inmóvil, y nada más.

Entonces, este pájaro de ébano
cambió mis tristes fantasías en una sonrisa
con el grave y severo decoro
del aspecto de que se revestía.
“Aun con tu cresta cercenada y mocha —le dije—,
no serás un cobarde,
hórrido cuervo vetusto y amenazador.
Evadido de la ribera nocturna.
¡Dime cuál es tu nombre en la ribera de la Noche Plutónica!”
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

Cuánto me asombró que pájaro tan desgarbado
pudiera hablar tan claramente;
aunque poco significaba su respuesta.
Poco pertinente era. Pues no podemos
sino concordar en que ningún ser humano
ha sido antes bendecido con la visión de un pájaro
posado sobre el dintel de su puerta,
pájaro o bestia, posado en el busto esculpido
de Palas en el dintel de su puerta
con semejante nombre: “Nunca más.”

Mas el Cuervo, posado solitario en el sereno busto.
las palabras pronunció, como virtiendo
su alma sólo en esas palabras.
Nada más dijo entonces;
no movió ni una pluma.
Y entonces yo me dije, apenas murmurando:
“Otros amigos se han ido antes;
mañana él también me dejará,
como me abandonaron mis esperanzas.”
Y entonces dijo el pájaro: “Nunca más.”

Sobrecogido al romper el silencio
tan idóneas palabras,
“sin duda —pensé—, sin duda lo que dice
es todo lo que sabe, su solo repertorio, aprendido
de un amo infortunado a quien desastre impío
persiguió, acosó sin dar tregua
hasta que su cantinela sólo tuvo un sentido,
hasta que las endechas de su esperanza
llevaron sólo esa carga melancólica
de ‘Nunca, nunca más’.”

Mas el Cuervo arrancó todavía
de mis tristes fantasías una sonrisa;
acerqué un mullido asiento
frente al pájaro, el busto y la puerta;
y entonces, hundiéndome en el terciopelo,
empecé a enlazar una fantasía con otra,
pensando en lo que este ominoso pájaro de antaño,
lo que este torvo, desgarbado, hórrido,
flaco y ominoso pájaro de antaño
quería decir granzando: “Nunca más.”

En esto cavilaba, sentado, sin pronunciar palabra,
frente al ave cuyos ojos, como-tizones encendidos,
quemaban hasta el fondo de mi pecho.
Esto y más, sentado, adivinaba,
con la cabeza reclinada
en el aterciopelado forro del cojín
acariciado por la luz de la lámpara;
en el forro de terciopelo violeta
acariciado por la luz de la lámpara
¡que ella no oprimiría, ¡ay!, nunca más!

Entonces me pareció que el aire
se tornaba más denso, perfumado
por invisible incensario mecido por serafines
cuyas pisadas tintineaban en el piso alfombrado.
“¡Miserable —dije—, tu Dios te ha concedido,
por estos ángeles te ha otorgado una tregua,
tregua de nepente de tus recuerdos de Leonora!
¡Apura, oh, apura este dulce nepente
y olvida a tu ausente Leonora!”
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

“¡Profeta!” —exclamé—, ¡cosa diabolica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio
enviado por el Tentador, o arrojado
por la tempestad a este refugio desolado e impávido,
a esta desértica tierra encantada,
a este hogar hechizado por el horror!
Profeta, dime, en verdad te lo imploro,
¿hay, dime, hay bálsamo en Galaad?
¡Dime, dime, te imploro!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.”

“¡Profeta! —exclamé—, ¡cosa diabólica!
¡Profeta, sí, seas pájaro o demonio!
¡Por ese cielo que se curva sobre nuestras cabezas,
ese Dios que adoramos tú y yo,
dile a esta alma abrumada de penas si en el remoto Edén
tendrá en sus brazos a una santa doncella
llamada por los ángeles Leonora,
tendrá en sus brazos a una rara y radiante virgen
llamada por los ángeles Leonora!”
Y el cuervo dijo: “Nunca más.”

“¡Sea esa palabra nuestra señal de partida
pájaro o espíritu maligno! —le grité presuntuoso.
¡Vuelve a la tempestad, a la ribera de la Noche Plutónica.
No dejes pluma negra alguna, prenda de la mentira
que profirió tu espíritu!
Deja mi soledad intacta.
Abandona el busto del dintel de mi puerta.
Aparta tu pico de mi corazón
y tu figura del dintel de mi puerta.
Y el Cuervo dijo: “Nunca más.”

Y el Cuervo nunca emprendió el vuelo.
Aún sigue posado, aún sigue posado
en el pálido busto de Palas.
en el dintel de la puerta de mi cuarto.
Y sus ojos tienen la apariencia
de los de un demonio que está soñando.
Y la luz de la lámpara que sobre él se derrama
tiende en el suelo su sombra. Y mi alma,
del fondo de esa sombra que flota sobre el suelo,
no podrá liberarse. ¡Nunca más!



20 comments:

  1. ¡Qué suerte haberlo conocido a tan temprana edad!

    El primer relato suyo que leí fue "El corazón delator" y me perturbó muchísimo, desde entonces he devorado con avidez cada obra suya que caia en mis manos.

    Por cierto, seguro que te gusta la recopilación de relatos ilustrada por Benjamin Lacombe que publicó hace poco Edelvives con la traducción de Julio Cortázar de los cuentos (para mí la mejor).

    Un abrazo.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Cuando eramos pequeños realmente no eramos conscientes de lo que ese profesor nos mostraba, hasta que descubrimos cual era la típica literatura de los colegios que no hay quien se la trague en su mayor parte xD

      He estado buscando ese libro desde el año pasado, cuando lo encontré no tenía dinero y cuando volví ya no lo tenían _ _. A ver si en La casa del libro me lo pueden pedir porque por las imágenes que he visto es fantástico *O*

      :*

      Delete
  2. "El Cuervo" es de mis relatos cortos favoritos,muy buena elección! A mi también me encanta Poe! :D

    ReplyDelete
    Replies
    1. Gracias, fue difícil escoger como presentar a este hombre de una forma más pesonal ^^'

      Delete
  3. me encnata el Cuervo! Siempre que lo leo lo hago en voz alta, porque creo que es perfecto para hacerlo con entonación ^^
    un beso!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Es una composición perfecta en si misma, yo creo que es imposible no leerla sin estremecerse o que se te ericen los bellos :3

      Delete
  4. Si te soy sincera el relato de El cuervo lo conozco por los Simpsons xD, aunque no por ello me gusta menos, el que sí me encantó de verdad fué el corazón acusador, maravilloso. Me encanta todo el tenebrismo que rodea a Poe, es como todas ésas historias que rodean a Lovecraft, fascinante ^^.

    ReplyDelete
    Replies
    1. Bueno, después de devorar los Simpson millones de veces, creo que a todos nos pasa un poco eso XD, que vemos un Homer donde no lo hay.

      Delete
  5. Me encanta ese relato desde que lo vi en los Simpsons (XD) y me encanta la voz que le ponen en el capítulo
    http://www.youtube.com/watch?v=xmnZkuTe5FA
    gracias a ese capítulo de los Simpsons me interesé por el autor y tengo intención de leer más relatos suyos ahora que me he hecho con un dichoso ebook y puedo descargarme los libros que quiera *o*

    ReplyDelete
    Replies
    1. Si te gustó "El cuervo" cuando lees más relatos suyos verás que son increíbles. Yo creo que Poe es único en lo suyo, porque no he podido conocer más autores que me impacten de la misma forma con sus palabras ^_-

      Delete
  6. owww E.A P, es un genio, yo tambien eh leido varios de sus libros en el colegio cuando era chica, recuerdo mucho al ato negro

    un besote Jade ♥

    ReplyDelete
    Replies
    1. Pues estuve indecisa entre "El cuervo" y "El gato negro" que son dos de mis preferidos ^_-

      Besos linda :*

      Delete
  7. Me encantan sus cuentos, son realmente perturbadores, y El Cuervo es uno de sus grandes poemas.

    Desde luego no te recomiendo la película de El enigma del cuervo. Un auténtico despropósito... Ya haré la reseña ;).

    ReplyDelete
    Replies
    1. Pues estaba tentada a ver la película pero como no me suelo fiar de esas cosas esperaba a tener una review o algo para decidirme ^^', gracias por la recomendación ahora no me la pierdo seguro ^^

      Delete
  8. Qué sorpresa hallar un relato por aquí ^^
    Yo lo primero que leí de este señor fue su saga sobre los crímenes de la rue Morgue. En esas vacaciones de antaño sin tele, sin videojuegos, ni ordenadores, durante la hora de la siesta en la que tampoco había nadie con quien jugar o pasar el rato.
    Tras la primera toma de contacto leí sus narraciones extraordinarias, muy grandes todas, de entre las cuales guardo algunas con más cariño.
    Sin embargo, por alguna razón, me dejé la poesía de este buen hombre de lado. No llegó a mí en su momento, ignoro por qué, y aunque conocía el relato no lo leí hasta bastante después. Es muy emotivo, pero creo que hubiera sido mejor si lo hubiera descubierto junto al resto de su obra.

    Gustandote como te gusta deberías de buscar una obra del grupo de teatro Dagoll Dagom, titulada POE. Un relato original con multitud de guiños a la obra de E.A. Poe en formato musical.
    Tuve la suerte de poder verla en su momento, y me pareció muy buena. Tiene algunos añitos ya. Yo la tengo, pero en catalán (si no ya te la estaría mandando ^^') Pero me consta que se representó por el resto de españa y tiene que haber una versión en castellano por ahí pululando.

    ReplyDelete
    Replies
    1. No sabía que existía algo así *O*, tendré que buscarla y espero encontrarla porque por lo que dices ya me intriga y atrae muchísimo el formato y la temática ^_-.

      Lo malo es que hoy en día buscar cosas de hace una temporada es difícil pero no desistiré fácilmente XD

      Delete
  9. Qué suerte que hayas podido conocer a Poe tan prontito, yo me temo que tuve que esperar unos años más y mi primer relato, fue el del Gato Negro. Desde entonces me quedé enamorada de sus letras...

    El Cuervo es también uno de mis favoritos, bueno, en realidad es difícil no quedarse con algún escrito de Poe, es más una vez me forré una carpeta con este poema y algunos dibujos de cuervos alrededor XD

    Magnífica entrada y gracias por recordanos nuestros primeros momentos con Poe!!

    ReplyDelete
    Replies
    1. Creo que tienes razób, en realidad es difícil escoger solamente un relato o unas frases cuando todo su contenido en general nunca deja indiferente a nadie.

      Me alegro de que sea bien recibida la entrada, así me animaré a hacer alguna más de este estilo ^_-

      Gracias!

      Delete
  10. En mi caso nos mandaron leer con 12 o 13 años un librito en inglés sobre Poe, y entre que el inglés se me daba condenadamente mal y que el libro era muy malo (era una pequeña historia sobre él, no ninguna de sus obras), terminé cogiéndole manía u___u.
    Creo que no me reconcilié con Poe hasta que unos cuantos años después estando aburrida en casa cogí uno de los libros de mi padre (no recuerdo cual era) y me puse a leer... aun así, nunca llegó a dejarme huella del todo, y no entiendo por qué, porque era realmente bueno ò__ó. Será que son de Becquer a muerte XD

    ReplyDelete
    Replies
    1. Yo supongo que si me hacen leer a Poe en ingles con 12 años, tampoco me habría calado de la misma forma :D

      Becquer a fin de cuentas esta influenciado en gran parte por la obra de Poe, pero supongo que las formas de escribir distintas de unos y otros nos hacen tener preferencias ^^

      Delete

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...